CONOCIENDO LA LOGÍSTICA
Miércoles 05 de Diciembre, 2018
Compartir:
Logística en tiempos de Papá Noel

Las llamadas temporadas altas o peakseasons demandan de una logística diferente y acorde al abastecimiento de productos que se entregan en temporadas como la Navidad.

A pocos días de la navidad muchos comienzan a coordinar sus vacaciones, mientras que la actividad logística no se detiene. Es durante este último trimestre del año que se incrementan los niveles de operación en casi todas las modalidades de negocio, principalmente en el sector retail; donde el juguete de entre todos los productos comercializados es el causante de la alegría de los niños, quienes expresan sus deseos en extensas cartas con señales de alta prioridad, convirtiéndose estas en el dolor de cabeza de quienes tienen a cargo anticipar aquellos requerimientos para garantizar la disponibilidad del regalo deseado en el punto de venta. 

 

RECALCULANDO

Como muchos de los actores del mercado de los juguetes nuestra región forma parte del eslabón comercializador, abasteciéndose en gran parte del mercado asiático. Por lo tanto, la relación con los proveedores será uno de los temas estratégicos de este tipo de empresas, dado que asegurar el oportuno abastecimiento de los productos para la campaña de Navidad es de vital importancia. Hoy en día, debido al aumento del consumo interno en China, las fábricas han direccionado gran parte de su capacidad productiva en satisfacer la demanda interna. La consecuencia de esto es el incremento en el tiempo de respuesta el cual puede llegar hasta los 120 días, tiempo al que deberemos incrementar el transporte marítimo. En definitiva, estamos hablando de aproximadamente seis meses que tardan en llegar los productos a los almacenes desde que se genera la orden de compra al proveedor en China. Existe además un factor interno que ha hecho más complejo el proceso de abastecimiento que obedece a normas de seguridad de los juguetes. Ante la dispersión de la oferta de los fabricantes, los retails congregan una gran variedad de SKU´s que se renuevan alrededor del 70% cada año y que delinean sinergias colaborativas entre las áreas de comercial, marketing y logística con la finalidad de incrementar los niveles de servicio que devienen de estrategias diseñadas para minimizar las probabilidades de excedentes de inventario al finalizar la campaña.

COMPLEJIDAD NAVIDEÑA

El despacho de los productos es diverso, dado que cada tipo de cliente (retail, institución, masivo y distribución local) posee sus propios requerimientos donde las exigencias aumentan año a año y que pueden ser extrapoladas a otras empresas. Al incrementarse los niveles de operación, los requerimientos de los retails se traducen en productos que deben ir etiquetados con el precio de venta al público, cajas rotuladas con diferentes parámetros, cajas palletizadas y separadas por local de destino. Toda la información requerida para preparar los pedidos, así como la coordinación de las fechas de entrega se deben realizar a través de los B2B con que cuenta cada cliente. La venta a instituciones, por otra parte, requiere que los productos vayan equipados con baterías y accesorios, envueltos en papel de regalo, rotulados con el nombre al cual está destinado el regalo y dentro de una bolsa familiar que contiene los regalos de todos los hijos del trabajador. Asimismo, se debe entregar en las distintas sucursales que poseen cada empresa a nivel nacional y muchas veces, en el mismo día en que la empresa realiza la fiesta de final de año. Todos estos planes son transmitidos con anticipación a la cadena de suministro, hay que considerar que más del 60% del volumen anual se concentra en el último trimestre del año, por lo que es preciso alinear los objetivos de la campaña, esto implica contratación de personal adicional, abastecimiento de transporte (esquema propio y subcontratado), entre otros.

Las campañas navideñas fortalecen los principios de planificación de las cadenas de suministros y de la gestión de inventarios, demostrando que el éxito del área logística de la empresa no es un deseo navideño que esté al alcance de “Papá Noel”.

Marco Espejo González
Jefe de Gestión del Conocimiento

Compartir:
¿En qué podemos ayudarte?